LlamarContactar

En el olvido quedó descolgar el teléfono y marcar el número de la casa de tu amigo o buscar una cabina en plena calle para ponerte en contacto con alguien. Atrás quedó también abrir un periódico para enterarse de lo que había ocurrido el día anterior o conocer gente en la plaza de tu barrio.

Lo cierto es que la tecnología ha cambiado la forma de relacionarse. Facebook, Instagram, Snapchat, Twitter o Whastapp, entre otras, han creado una generación que vive por y para la tecnología. Las herramientas y facilidades que proporcionan a sus usuarios generan dependencia e incluso, en algunos casos, adicción.

Con 21 años, Kevin Plasencia, natural de Tenerife, admite que pasa las 24 horas del día utilizando las redes sociales y que conoció a su pareja gracias a ellas, aunque es consciente de que a través de estas plataformas hay que tener cuidado porque las cosas  se pueden malinterpretar. Por su parte, Miguel Parejo, estudiante de Edificación, es un aficionado a los videojuegos y, a sus 27 años, reconoce que se gasta todos los datos de su dispositivo haciendo uso de estas aplicaciones.

Según un informe de la Sociedad Digital en España, un total de 24 millones de españoles de entre 16 y 74 años se conectan a diario a Internet. Además, la mitad de los jóvenes en 2018 serán ‘mobile first’, es decir, consumirán entre el 90% y el 100% de su tiempo en la red. Un tiempo, que invierten también para estar informados sobre eventos culturales.

Es el caso de Adonia Hernández, con 23 años y graduada en Sociología, afirma que suele usar las redes para “consumir contenido”. Gracias a este consumo de información acude a estrenos de cine o conciertos, siempre que su economía se lo permita.

Otra de las nuevas formas de ocio y que permite también comunicarse y conocer gente son los videojuegos. A través de plataformas online, miles de seguidores que comparten los mismos gustos interactúan entre ellos, a través de una pantalla, dejando de lado las aplicaciones de mensajería.

Leiva Hernández, de 21 años y procedente de Tenerife, se define como una apasionada de los videojuegos, un sistema que le ha permitido conocer gente con la que comparte sus mismas aficiones.

En una sociedad hiperconectada, la atención se ha convertido en un negocio millonario. Al otro lado de la pantalla, miles de personas trabajan para que nunca desconectes y mantengas una relación que ya se describe como inevitable.

 

Recent Posts

Dejar Comentario

Contactar

Start typing and press Enter to search