Cada mes de agosto, Tejina vive su particular tradición para reconocer al patrono del pueblo, San bartolomé. El reloj, que se sitúa en lo alto de la iglesia del pueblo, marca el tiempo en que los tres Corazones se alzan en la plaza, manteniendo así una historia capaz de unir a sus tres calles principales: la Calle Arriba, la Calle Abajo y El Pico. De este modo, se vive un hecho muy emotivo para todos los tejineros, que cada año esperan este momento con ilusión y se esfuerzan para ofrecer al santo el mejor estandarte en forma de corazón hecho de fruta, flores y pan. La Ofrenda refleja a la perfección la importancia que esta tradición supone para el pueblo norteño de Tenerife, Canarias. 

Start typing and press Enter to search