LlamarContactar

“Hoy, a pescar”. Esta frase dio origen, el 23 de noviembre de 1983, al mayor robo del siglo.

Una llamada telefónica realizada por un guardia jurado del aeropuerto de Heathrow con estas palabras, desencadenó que media docena de encapuchados entrase en los hangares y se llevasen más de tres toneladas de oro.

Un atraco a la compañía Brink’s-Mat, propietaria del oro, con muchos cabos sueltos y muchas incógnitas por resolver y con la sombra, desde el principio, de John Palmer como principal cerebro.

John Palmer fue con 14 años abandonado por su padre y se dedicó a vender parafina en los barrios de Birmingham para subsistir. 15 años más tarde, apareció en la lista de la BBC, junto a la reina Isabel II de Inglaterra en el ranking de personas más ricas de este país.

Tras ser acusado en Inglaterra por el robo del siglo, Palmer se refugió en España, que hasta entonces no tenía una Ley de extradición y eligió como lugar para establecerse el sur de Tenerife.

Goldfinger, como también fue conocido después del famoso robo, evadió la justicia con actitud desafiante y desde su sede, en Tenerife Sur, introdujo el time sharing, apartamentos de tiempo compartido, con el que estafó a más de 20.000 compatriotas.

Su ambición desmedida le llevó a estar en todo momento bajo el punto de mira de los cuerpos de policías españoles y británicos, pero también en el de las principales mafias.

Estafa en el negocio de la multipropiedad, redes de blanqueo de dinero, tráfico de armas y drogas, falsificación de tarjetas de crédito y pasaportes, relación con varios asesinatos… todo un glosario de actos delictivos detrás del personaje del dedo de oro.

Su principal regla, quien tiene el oro, pone las reglases la premisa de un hombre que se presentó sin abogado al juicio por la estafa del time sharing por la que fue condenado a prisión 8 años en Inglaterra. Es la frase de un hombre sospechoso de asesinar a su socio y su mujer por hacerle competencia desleal y aún así acudir al entierro de ambos. Es la frase de un hombre que acabó actuando como informador de la Interpol.

El mafioso británico John Palmer fue asesinado en junio de 2015 por un disparo en el pecho mientras se encontraba en el jardín de su casa. “The Guardian” se hizo eco de su muerte con este titular: “Demasiadas heridas, demasiados enemigos”

Fuente foto: Paul Townsed

Recent Posts

Dejar Comentario

Contactar

Start typing and press Enter to search

vientos_alisios_canarias