LlamarContactar

El carácter liso, delicado y amable de los vientos alisios, marca en parte el carácter de los canarios. Este aire mesurado que sopla con regularidad, sin violencia, más o menos lánguido dependiendo de la época del año y llegado del trópico, hace que el calor predominante se disipe gracias al frescor constante que transporta y que aporta a estas islas la calidez continua de la que gozan.

Los vientos alisios poseen dos capas: una inferior húmeda y fresca y otra superior cálida y seca. La existencia de esta estratificación da lugar al mar de nubes; éste se forma cuando la capa inferior del aire cargada de humedad a medida que va ascendiendo se enfría aumentando su humedad relativa, hasta que se encuentra con la capa de aire cálido que le bloquea el ascenso.

Quien vive en Canarias conoce las bondades que despierta este aire entre su gente: “Si no fuera por los Alisios, nos moriríamos de calor” es la frase más escuchada en medio de una ola de calor o de temperaturas extremas que se acrecientan con la calima procedente de África.

Los Alisios entran por el norte y se posan en las faldas de las montañas y, cuando atardece, van dejándose caer refrescando a su paso todas las zonas. Es un aire que va de templado a frío y en verano hace que las altas temperaturas se lleven mucho mejor.  

Y que no se vayan nunca.

Recent Posts

Dejar Comentario

Contactar

Start typing and press Enter to search

John_Palmerprimer_equipo_futbol_canarias