LlamarContactar

2005 fue una de las temporada de huracanes en el Atlántico más activa que se recuerda. Katrina era el nombre del más famoso de ellos. Pero también fue el año en el que se batió el récord de tormentas tropicales acontecidas con un total de 28. Una de ellas tuvo el detalle de visitarnos y dejarnos su nombre grabado a fuego en la memoria: Delta.

Todo comenzó un 19 de noviembre. Un área de baja presión se formó en el golfo de Guinea, a 2.200 kilómetros al suroeste de Azores y, al contrario de lo que suele ocurrir, giró hacia el norte, manteniéndose estática cerca de las Azores. Posteriormente, en vez de girar hacia América como suele ser habitual, giró al este, hacia Canarias y Madeira. A medida que se desplazaba, aceleraba y adquiría características tropicales. El día 22 de noviembre el sistema se convirtió en una tormenta tropical.

Sus efectos comenzaron a notarse en La Palma y El Hierro la mañana del 28 y a medida que avanzaba el día continuaba hacia Tenerife donde empezó a actuar con fuerza alcanzando los  vientos los 140 km/h en la costa y de 250 km/h en la cumbre del Teide.

El 28 por la tarde, esta expresión de la naturaleza se topó en Agaete con otra que llevaba 300.000 años esperando por ella: el Roque Partido; conocido más comúnmente como el Dedo de Dios debido a la curiosa forma que siglos de erosión le había dado.

En la batalla entre la tormenta y el que era uno de los monumentos naturales más emblemáticos de Gran Canaria, Delta encontró el punto débil del Dedo de Dios y fracturó el roque justo donde comenzaba su forma caprichosa.

En cuestión de minutos, el dedo cayó al mar tal y como anunciaban algunas profecías locales que afirmaban que cuando esto ocurriese, sería señal de la llegada del fin del mundo.

Tras derrotar a Dios, el día 29 de noviembre, la tormenta tocó tierra en Marruecos y se debilitó de forma rápida, disipándose ese mismo día sobre el noroeste de Algeria. Dejando atrás 7 fallecidos, numerosos destrozos, a más de 250.000 personas sin luz y a un pueblo, Agaete, sin el mayor de sus símbolos.

Fuente: wally nelemans

Recommended Posts

Dejar Comentario

Contactar

Start typing and press Enter to search

casa de francoroque de los dos hermanos